0

es en

Elaboración

La vendimia se realiza en su mayoría de forma manual en cajas de 20 kg que son transportadas a la bodega, muy próxima a la viña.

La temperatura de la uva se homogeniza en un remolque frigorífico antes de su entrada en bodega.

Cada racimo es elegido y su sanidad verificada en la mesa de selección. Después del despalillado pasa a los depósitos de fermentación de pequeña capacidad, tanto de acero inoxidable como de roble francés.

La fermentación se realiza de forma espontánea con sus propias levaduras. Una vez finalizada, los vinos son descubados y realizan la fermentación maloláctica en acero o en barricas, según  las necesidades de cada vino.